¿Qué implica para mí si gestiono instalaciones?