septiembre 2017

Accesibilidad en arquitectura

Iñigo Badía en una entrevista con la revista Pro-Materiales nos cuenta la importancia de realizar una arquitectura adaptable, para que los edificios puedan utilizarse con comodidad por todo tipo de personas.

Actualmente, ¿está lo suficientemente concienciado el arquitecto, prescriptor de la importancia de realizar una adecuada arquitectura adaptable?

Existe aún un amplio campo de mejora a la hora de hacer los espacios más accesibles. Sabemos que está presente en la conciencia de todos ellos pero por diversas razones priman otros criterios. Tanto en la eliminación de obstáculos y barreras, como a nivel de confort acústico o visual tiene que seguir empujándose.

¿Cuáles son los principales retos, a corto y a largo plazo, de la arquitectura adaptable?

El reto principal es llegar a convertir en accesible todo tipo de edificación y servicios públicos, además, por supuesto de cuidar al segmento de población más vulnerable, como son los mayores. Una población que envejece necesita de un entorno que pueda evolucionar conforme a sus necesidades. Un baño, una sala de estar o una habitación deben cumplir ciertos parámetros que permitan la vida independiente y digna de todo usuario, independientemente de su edad y condición.

En el caso concreto de residencias, viviendas asistidas y centros geriátricos, el reto es conseguir que tanto el diseño arquitectónico como los ambientes interiores y exteriores, además de accesibles, promuevan el bienestar y proporcionen a la persona la mayor sensación posible de que se vive en el propio hogar.

¿Cómo se proyecta un edificio para que sea accesible para todas las personas?, ¿cuáles son los pasos que se deben llevar a cabo? Y, ¿qué se debe evitar?

La accesibilidad proporciona seguridad en personas mayores con problemas mayores, con demencia o de movilidad reducida. Tener un entorno seguro que se pueda recorrer fácilmente es fundamental en personas con movilidad reducida y también disminuye el impacto de algunos síntomas de la demencia, ayudando a reducir el estrés y evitando resbalones o caídas.

En lo relativo a pavimentos, es esencial utilizar suelos antideslizantes, sin brillos ni destellos que puedan desconcertar al usuario. En Altro recomendamos, además: evitar los suelos con demasiadas texturas en entornos de humedad, que puedan hacer daño a personas de pies sensibles cuando van descalzas; usar soluciones de suelos y paredes combinadas para crear un ambiente tranquilo y acogedor, utilizando la decoración para fomentar la confianza y facilitar la orientación y asegurándose que los colores de paredes, puertas, suelos y techos contrastan entre sí para delimitarlos correctamente. En ese sentido es importante que el valor de reflectancia (LRV) de paredes, suelos y otras superficies importantes difiera en al menos 30 puntos.

¿Qué distintos elementos existen dependiendo de la zona a adaptar? (baño, zonas comunes, escaleras…)

Los baños y zonas húmedas han sido el principal foco a lo largo de nuestra historia. Disponemos de pavimentos certificados para duchas y baños asistidos, que eliminan el riesgo de resbalones y caídas, tanto si se camina sobre ellos con calzado o sin él, protegiendo así tanto al usuario como a sus asistentes. También disponemos de pavimentos con tonalidades especiales que pueden servir para orientar visualmente en zonas como pasillos o salas de entretenimiento.

¿Qué tipo de productos ofertan su empresa (materiales y sistemas, no marcas) y qué ventajas ofrecen respecto a otros materiales y sistemas con respecto a la adaptabilidad?

Hay dos tipos de pavimentos diferenciados. Por un lado, los suelos antideslizantes diseñados para zonas húmedas que cumplen con clase 3 del CTE y clase B según Din 51097. Su poder antideslizante es capaz de reducir la probabilidad de caídas a una entre un millón, durante toda la vida útil del suelo, un requisito importante que no cumplen todos los pavimentos antideslizantes. Por otro lado, disponemos de una nueva gama de pavimentos acústicos de bajo espesor, como nuestro 2,85 mm con capa de uso de 0,7mm y atenuación acústica de 15dB, imprescindible donde hay rodadura de camas, sillas de ruedas, por ejemplo, o en salas públicas, como bibliotecas o aulas, donde se agradece un ambiente confortable a la pisada y sin ruidos.

¿Qué productos son los más demandados actualmente?, ¿cómo interviene el precio, diseño y la tecnología en la elección?

La demanda de pavimentos en edificación se enfoca en la búsqueda de productos que combinen diseño y funcionalidad y, claro está, buen precio. Por ello, los suelos vinílicos son cada vez más demandados en todos los segmentos, incluyendo edificios públicos, escuelas, guarderías, residencias, en general en cualquier edificación que necesita soluciones sostenibles, seguras y duraderas, higiénicas, fáciles de mantener y al mismo tiempo decorativas.

Y, ¿cuáles son las principales innovaciones que se están llevando a cabo? ¿De qué modo están presentes las nuevas tecnologías en los diseños que se lanzan al mercado?

Por un lado, están las innovaciones técnicas dirigidas a mejorar nuestras prestaciones y procesos productivos y, por otro lado, los avances perceptibles por nuestro cliente, lo que podemos denominar “humanización de producto”, cuyo objetivo es fomentar la comodidad y ayuda en cualquier tarea diaria.

Un ejemplo es nuestro desarrollo de “antideslizantes imperceptibles”, reemplazando el carburo de silicio por óxido de aluminio, que, además de ser transparente, presenta mayor resistencia al desgaste y no tiene brillos.

Aunque no del todo nuevo, el concepto de sostenibilidad y el respeto al entorno tienen una importancia creciente en el sector de pavimentos, algo que nosotros no descuidamos pues fabricamos suelos reciclados, reciclables y reutilizables, usando bioplastificantes y sin ortoftalatos.

¿Qué principales normativas regulan su sector?

Nos rigen las normas propias de los materiales de edificación y construcción recogidas en el CTE español.

¿Qué papel desempeña la rehabilitación y la reforma en cuanto a la demanda de sus productos? (mercado nuevo vs mercado de reposición)

Estamos presentes en ambos mercados. No obstante, la reforma plantea problemas de ejecución (coste, tiempo, limpieza, ruidos, etc.) para los cuales estamos más preparados que otras alternativas de pavimentos. La reforma se puede realizar de forma rápida y limpia, sin apenas escombros e incluso por zonas sin interrumpir la actividad del usuario. Como ejemplo los pavimentos de 2 mm looselay o autoportantes, que se colocan sin adhesivos y en tiempo record, sin que los usuarios se percaten apenas del cambio.

Y, en relación a esto, ¿existen ayudas oficiales para acometer la adaptabilidad de un edificio? ¿Qué reclamaría a la Administración en este sentido?

No somos conscientes de que existan planes similares a las ayudas energéticas en vidrios o carpintería, salvo algunas ayudas puntuales en algunas comunidades autónomas, como la valenciana, por ejemplo. Allí han puesto en marcha el Plan de Reforma Interior de Viviendas (Renhata) 2017, que contempla ayudas para cocinas, baños y obras de accesibilidad y que, entre otros elementos subvencionables, incluye revestimientos. Sería muy interesante que se extendieran este tipo de iniciativas, se podría diseñar un plan condicionado para apoyar a personas con menos recursos y más necesidades.

En estos momentos, ¿cuáles son las perspectivas de futuro del sector?, ¿hacia dónde evolucionará en los próximos años?

La edificación pensando en la accesibilidad tiene un claro desarrollo por delante. Creo que veremos un gran progreso en ese campo, tanto en rehabilitación como en obra nueva, incluso en el medio plazo. En la misma línea, también las comunidades asistidas o “comunidades vivenciales” serán un sector al alza, en la línea del modelo nórdico. Nuestros pavimentos estarán ahí, como siempre, para proporcionar a todos nuestros usuarios el confort y la tranquilidad que necesitan.

Posted: 11/09/2017 14:44:36 by Lea Charnley | with 0 comments