Que los productos de limpieza no sean un problema

Roger MooreRoger Moore está de vuelta para enfrentarse a un asunto complicado.

La correcta elección de los productos de limpieza para el suelo pueden ser un verdadero problema. Nos podemos plantear ¿cuál deberíamos usar habitualmente?; ¿cuál es más eficaz?; ¿cuál es mejor contra las manchas?... Y hacernos así una larga lista de preguntas.

Podemos orientarte para que estas cuestiones no supongan un problema. Tenemos muchísima información al respecto en la sección de limpieza de nuestra página web, incluido un listado de productos recomendados.

Casi siempre que recibimos una llamada en nuestra línea de asistencia técnica sobre algún tema relacionado con la limpieza, el jabón suele ser el problema. De hecho, muchas veces el detergente es el problema que motiva la llamada, aunque en principio no lo parezca. Voy a contaros dos casos concretos para que sirvan de ejemplo:

El primero es una llamada que recibimos de un cliente preocupado por las marcas que le habían aparecido en el suelo que había instalado en los baños de un bar. La base de los urinarios presentaba unas manchas y una persistente marca de agua. Como es fácil de imaginar, los urinarios suelen plantear bastantes problemas de limpieza. Es fácil caer en la tentación de emplear un detergente agresivo, como la lejía, sin plantearse cómo puede afectar al suelo, hecho que puede provocar problemas. De hecho, usar un detergente ácido eliminará más fácilmente las manchas de orina, cal y las marcas de agua. Por otro lado, para los restos de orina y otros desechos recomendamos el uso de un detergente alcalino. El problema es si se acumula la orina, en cuyo caso se forman depósitos minerales similares a la cal que requieren mejor optar por un detergente ácido fuerte. Además de hacer una correcta recomendación del tipo de producto, la disposición de las marcas dejaba entrever que el urinario tenía una fuga, hecho que indicamos rápidamente al cliente.

El segundo caso fue una llamada sobre el suelo de una cocina que tenía problemas en la zona de uno de los desagües. Era evidente que el subsuelo estaba inclinado, y el desagüe y el suelo se habían instalado encima de él. Uno de los bordes del suelo había quedado levantado en una parte del desagüe y, por ello, se estaba desgastando de forma irregular. En el resto de desagües, el suelo estaba bien nivelado, por lo que no presentaba problemas. Este problema puede resolverse cortando parte del vinilo para ajustar correctamente el nivel del suelo y usando después una base para nivelar bien la zona y lograr un acabado suave y correcto. Tras ello, puede cambiarse el suelo de la zona.

No obstante, en este segundo caso había otro problema. En el suelo de la zona del desagüe con problemas notamos una acumulación importante de detergente. No enjuagar o no diluir correctamente el detergente es una causa habitual de decoloración. En casos extremos, esto puede provocar complicaciones como la compresión del pavimento. Asimismo, la acumulación de producto de limpieza puede crear una película peligrosa que, no sólo reduce la resistencia al deslizamiento del suelo, sino que atrae contaminantes y favorece la proliferación de bacteria. ¡Justo lo contrario de lo que se busca tras la limpieza de una cocina! Por eso siempre recomendamos consultar las instrucciones de uso del fabricante para ver cómo debe diluirse y enjuagarse el detergente tras su aplicación.

 

 

 

Posted: 11/02/2020 8:00:00 by Saloni Robinson | with 0 comments