Cómo ponerse en contacto

Tras el ciberataque sufrido por el Grupo Altro el 3 de noviembre, hemos restablecido algunos de nuestros canales de comunicación y podemos ofrecerle una serie de servicios.

Para obtener más información,haga clic aquí.

Gracias por su paciencia y comprensión.

febrero 2018

Cómo tratar la humedad y evitar varios de los problemas habituales


Cuando nos avisan de que un suelo no ha conseguido el resultado deseado, intentamos ver el motivo del fallo y el modo de solventar el problema.

Al analizar este tipo de instalaciones con problemas de humedades, detectamos que suele tratarse de un problema con la solera. Todos sabemos lo caro que resulta retirar y cambiar un suelo ya instalado; por eso queremos analizar uno de los problemas más habituales de la solera: la humedad.

A menudo se dice que no existen soluciones contra la humedad, pero esto no es cierto. En caso de que tu trabajo sea especificar suelos, pero no instalarlos, la siguiente información puede ayudar a evitar este problema desde el principio.

Existen 3 tipos de solera: hormigón, madera y soleras especiales.

El primer paso debe ser siempre identificar el tipo de solera con que se va a trabajar. Las soleras de hormigón son las más habituales por lo que vamos a centrarnos en ellas.

Las soleras de hormigón pueden estar presentes tanto en construcciones nuevas como en obras de reformas.

Si la solera es anhidrita, ponte en contacto con tu Comercial Altro, o llámanos para que podamos orientarte adecuadamente.

Independientemente del tipo de solera y de cómo sea el nuevo edificio, he aquí la regla de oro que puede evitarte un montón de problemas y puede ahorrarte dinero y hacer que tu prestigio permanezca intacto:

Prueba de humedad.

Aunque parezca increíble es muy habitual que antes de que un instalador tenga luz verde para proceder, no se haya hecho ningún tipo de prueba de humedad.

En edificios de nueva construcción, el secado de la solera puede necesitar un día entero por milímetro. Así que no dejes que nadie te insista en realizar la instalación en un tiempo inferior, salvo que la medición sea la correcta. Lo mejor es comprobarlo por ti mismo.

Qué lectura emplear

Existen numerosas herramientas de medición en el mercado, de las que los higrómetros o los protimeter son las más comunes.

Como pasa con casi todo, el precio de estas herramientas varía enormemente, así que se puede optar por la más sencilla o la más compleja, según se prefiera.

No es necesario gastarse una fortuna para comprar un medidor fiable pero, a largo plazo, realizar una buena inversión puede ahorrar mucho dinero.

Algunos medidores emplean un sistema como el de un semáforo, de luz verde a roja, que puede indicar la existencia o no de un problema, pero para obtener el contenido de humedad en la solera es necesario realizar una prueba completa.

Cuando el contenido es inferior al 3%, pueden aparecer grietas. Por el contrario, si es mayor al 3%, existen numerosas opciones disponibles, pero debe descartarse la de fijar el suelo directamente sobre la solera.

Reformas

En caso de llevar a cabo una reforma, inspecciona el suelo viejo antes de quitarlo. Si se ven señales o problemas de humedad, levanta el suelo y analiza la solera. ¿Cuánto hace que se construyó el edificio? Si es anterior a los años 70, puede que no disponga de membrana antihumedad. En todo caso, será la humedad relativa la que establezca cómo proseguir. Independientemente de ella, es posible que tengas que cubrir el adhesivo viejo. Por eso, es importante elegir un compuesto de nivelación adecuado.

El proveedor del compuesto de nivelación que hayas elegido puede indicarte qué es lo mejor en cada caso.

La solera tiene humedad. ¿Qué opciones existen?

  1. Suelos autoportantes

    Los suelos autoportantes Altro pueden instalarse en suelos con hasta un 97% de humedad relativa.

    Al no requerir adhesivo ni membrana antihumedad, también te ahorran tiempo y dinero.

    Están diseñados para permanecer planos y fijos igual que lo haría un suelo Altro instalado empleando adhesivo.

    Altro XpressLay te ofrece una opción de suelo autoportante, mientras Altro Cantata es un suelo de acabado liso, por lo que puedes elegir el suelo según la zona en la que vayas a instalarlo.

  2. Aplicación de membranas antihumedad

    Si la solera con humedad se encuentra en una zona que necesita un suelo especial, como por ejemplo una cocina o un entorno húmedo, puede aplicarse una membrana antihumedad.

    En caso de una solera irregular, utiliza primero un componente de nivelación que tolere la humedad. Una vez preparado el suelo, si éste sigue siendo irregular, no lo lijes para evitar daños en la membrana antihumedad. En su lugar, instala una nueva capa del componente de nivelación sobre la ya existente. Asegúrate de que el adhesivo que utilices sea resistente a la humedad.

    Consejo importante: En las soleras con humedad debe emplearse un componente de nivelación que sea impermeable. En caso de no hacerlo es como quitarse una tirita y ver que toda la humedad de la piel ha dejado tu completamente arrugado. Lo mismo ocurrirá con el componente de nivelación; podría llegar a no cumplir con su función en caso de no elegir el adecuado.

  3. Uso de lámina de refuerzo de fibra de vidrio

    Si te urge instalar el suelo y no puedes optar por un suelo autoportante, puedes instalar una lámina de fibra de vidrio como Altro Everlay A o B.

    Altro Everlay B tiene 4 mm de espesor, ofrece comodidad bajo los pies y aislamiento acústico extra lo que le convierte en un producto idóneo para aquellas instalaciones en las que hay personas que trabajan mucho tiempo de pie, o bien cuando debe reducirse el ruido.

    Si escoges esta opción, asegúrate de que usas nuestro adhesivo A19, diseñado especialmente para su uso con Altro Everlay.

¿Qué hacer si todo sale mal?

Todos conocemos las consecuencias: juntas separadas, superficie abombada y olor a humedad. En caso extremos, la humedad también puede manchar el suelo. Por desgracia no existe una solución rápida, y la única opción es quitarlo y volver a empezar.

Esta operación normalmente resulta carísima ya que implica tener que desconectar equipos, trasladar personas, pérdidas económicas, una gran pérdida de tu tiempo, tratamiento de la solera y reinstalación del nuevo suelo así como el coste de material.

Por eso, una solera húmeda no tiene por qué causar problemas. Hay que saber descubrirlo y ser consciente de cómo proceder para solucionarlo.

Recuerda que estamos siempre a tu disposición para cualquier aclaración sobre las cuestiones que acabo de tratar.

Contacta con nosotros en el 91 549 52 5230.

Posted: 02/02/2018 10:40:27 by Heather Mussett | with 0 comments